Cuando vayamos caminando tendremos que prever cómo tratarán de agredirnos los cicleatones embravecidos al recriminarles por su circulación sobre las aceras