COPIADO DE: www.enbicipormadrid.es (26 nov. 2006)

La Unión Europea financia un programa piloto de 3 años

Tras el creciente éxito del programa “Madrid a pie, camino escolar seguro” en 22 colegios de la capital, se ha decidido extender la iniciativa también a la bicicleta en colegios de secundaria mediante el programa europeo STARS de Acreditación y Reconocimiento de Escuelas Sostenibles en Transporte.
Actualmente existen algunas iniciativas emprendidas por diversas asociaciones de madres y padres para llevar a sus hijos al cole en bici, aunque por lo general no pasan de ser una ruta prefijada que se repite una o dos veces al mes, a modo de bus escolar ciclista.
El proyecto en el que ahora se embarca el ayuntamiento es más ambicioso, ya que buscará dotar de autonomía ciclista a los alumnos de los centros seleccionados, enseñándolos cómo circular con seguridad por las calles del barrio. El primer año el programa se implantará en cinco centros de educación secundaria, extendiéndose a otros diez más adelante.
Este proyecto será una adaptación del programa británico Bikeability, que en una franja de 10 a 18 años enseña a manejarse con la bici con 3 niveles:
Nivel 1. Aprender a controlar la bici
Nivel 2. Aprender a circular en calles tranquilas para trayectos cortos: este es el más parecido a un camino escolar, por lo que será la principal referencia para aplicarse en Madrid
Nivel 3. Aprender a circular en calles de tráfico denso
Podéis ojear los contenidos del programa británico aquí. En todo caso, será necesario un periodo de estudio para adaptar dicho programa a los condicionantes de cada colegio.

¿Cómo participar?

El ayuntamiento ha pedido a los asistentes a la Comisión del Plan Director Ciclista (entre los que está EnBiciporMadrid) la colaboración para encontrar una primera selección de colegios voluntarios para implantar este programa en su ciclo de secundaria. Si formas parte de una asociación de madres y padres, profesores, alumnos, de un centro que crees que pueda estar interesado en participar en este plan, por favor, déjanos la reseña en los comentarios, que se lo haremos llegar al ayuntamiento.

¿Qué criterios han de cumplir los colegios que quieren participar?

Por ahora no se han definido criterios, en espera de concretar con el programa europeo el presupuesto y el contenido. Sí parece que se preferirán centros en los que haya implicación de la comunidad educativa con este tema, o un entorno del barrio en el que sea fácil el uso de la bici.

En todo caso, se irán concretando estos criterios en las próximas semanas.

La opinión de EnbiciporMadrid

Es fácil caer en el error de querer copiar el modelo de Amsterdam sólo por lo que nos llama su atención cuando viajamos allí, sus vías ciclistas, cuando hay factores intangibles que son la base para conseguir una ciudad amable. Uno de esos factores es la imitación de lo que vemos, la gente montando en bici llama a usar la bici. Más si a quien vemos hacerlo es a nuestros padres. Otro es la educación que se recibe para que el ciclista sepa cómo circular cuando va en bici… y cuando coge un coche y ve a otro ciclista.
Estamos acostumbrados a que los planes ciclistas en España se basen en una buena red de infraestructura y en un servicio de bici pública, y que la educación aparezca en un epígrafe final llamado “medidas de acompañamiento”o así. ¿Alguna vez se han preguntado cuánto le cuesta a un ayuntamiento conseguir que alguien se desplace en bici habitualmente? Yo sí, y lo cierto es que cuando vas buscando datos te encuentras con que la educación es mucho más rentable que la infraestructura (en un artículo próximo espero poder dar más detalles). Es el momento de plantear que un buen plan ciclista ha de invertir prioridades, siendo la educación su pilar básico y la infraestructura una de las (varias) medidas complementarias. Y recuerdo que en Amsterdam no hay bicis públicas.
Que el ayuntamiento de Madrid se haya embarcado en este programa es una excelente noticia, no sólo para los alumnos beneficiados, sino también para los padres que tendrán que aprender a circular en bici tal y como les cuentan sus hijos, y a pensar en el ciclista que ven cuando van en coche no como un estorbo, sino como alguien a quien cuidar. Incluso los vecinos del barrio se encontrarán con un entorno en el que será más fácil animarse a sacar la bici por imitación de lo que ven hacer a la salida de los colegios.

Leave a Reply

*